Abr 182009
 

Sí, por favor. Vamos intentar arrojar un poco de luz en todo el revuelo que se ha montado por el  Actimel de Danone.

No se si quedará alguien que no sepa lo que es el actimel, pero bueno. Viene siendo un preparado lácteo (llámese yogur líquido) al que se le añaden bacterias.

Sería pues, un alimento probiótico. Con bacterias vivas, como un yogur o el queso, pero que ha demostrado tener cualidades beneficiosas para el organismo. Aparte de las puramente nutricionales (ver prebiótico y probiótico).

Los yogures y los quesos se fermentan con bacterias. Hay referencias de hace más de 10,000 años. Hay bastantes bacterias que  han demostrado ser beneficiosas para el organismo (bulgaricus, termophilus, casey). Sobre todo en enfermos y en casos relacionados con la digestión.
Danone utiliza la bacteria Lactobacillus Casei. Al igual que otros muchos quesos y yogures.

Y bien, ¿Donde está el problema?. Pues en que Danone registró una de las cepas de Lactobacillus Casei. Concretamente la DN-114001 y la llamó L. Casei Inmunitas (en España) L. Casei Defensis (en Argentina).

Hasta ahí no hubiera pasado nada. Hicieron lo mismo con su Activia (el antiguo yogur Bio que anunciaba José Coronado). A la bacteria la llamaron Bifidus Actiregularis y nadie dijo nada.  Aunque le obligaron a cambiar el nombre de Bio.

Pero fueron muchos pasos más allá. Empezaron a pagar estudios a la Universidad de Navarra (privada) para demostrar las bondades del dichoso Actimel. Creo que por la ronda de 30 estudios (muchos en ratones).

El producto funcionaba bien. A pesar de lo caro que es. Seis unidades valen sobre 3€ y en muchos estudios se calculan tomando tres al día. Con la crisis tuvieron que forzar la máquina y empezaron a sacar campañas publicitarias más agresivas.

Primero la periodista y madre (como decía el anuncio) que reforzaba las defensas. Pero dijeron, no quedó muy claro. Vamos a enseñarles los, ya famosos, agujeros del intestino que cubren nuestros super agentes inmunitas y defensis.

Y aquí la cagaron. Se armó un buen revuelo. No solo en las charlas de oficina, sino también en internet. En una página alemana fue escogido como la campaña publicitaria más engañosa.

No les debió de ir muy bien, que la publicidad la fueron reduciendo hasta hacer desaparecer los agujeros. Y contraatacaron.

Publicidad de primeros de Abril. En letras grandes. Actimel. Único. Demostrado. Véase el punto después de único. El narrador lee seguido, “único demostrado”. Como si no hubiera punto. Y eso sería una mentira gorda. Actimel no es el único demostrado.

Airean un comunicado a los cuatro vientos. En el que dicen que han recopilado información y un escrito falso, que circulaba por la red. Lo han mandado al CSIC y a la asociación española de nutrición (entre otros) para que lo desmientan.

Desde el CSIC vienen diciendo que no hay diferencia con las  leches o yogures de toda la vida (ver el punto 3 y 4 del enlace) (pdf recuperado de la captura de Archive.org).

Media blogosfera está plagada de posts patrocinados por Danone diciendo lo del bulo y la mentira que circulaba por la red y lo del mensaje del CSIC (no se andan con chiquitas).

Aun no hay consenso entre la comunidad científica y médica sobre el supuesto beneficio de los lactobacillus en el sistema inmunitario (defensas). En varios estudios no se aprecian diferencias entre tomar Actimel y otros yogures o quesos fermentados en la población sana.

Otros estudios (la mayoría en ratones) sugieren, que pueden mejorar la presencia de defensas, aumentar la presencia de bacterias “buenas” pero en gente con problemas y controlado por médicos y estudios científicos.

En los hospitales, donde yo trabajo, lo hay en sobrecitos en polvo con el nombre de Lactophilus.

Lo que si parece claro es que en, y recalco EN enfermos mejora el tránsito intestinal y el estreñimiento pero recalco PERO en la población general SANA no se ha demostrado que fuera mejor que otros yogures.

¿A qué la cosa ya no pinta tan bien?

Es evidente que todos los alimentos tienen propiedades buenas y malas. Por ejemplo el vino (corazón), aceite de oliva, pescado azul  (colesterol). Te imaginas que los fabricantes de naranjas las vendieran diciendo que mejora esto y lo otro cuando tienes problemas.

Si estás sano y te alimentas bien, ¿Qué te va a mejorar?

¿Que nos han vendido, pues?

Una cortina de humo.

¿Qué nos enseña ésto?

Que no se puede utilizar la ciencia como puro marketing. No se puede intentar vender un alimento como si fuera un medicamento. Si no, en las farmacias y prescrito por un médico. ¿Sabíais que en Alemania las bebidas energéticas tipo RedBull se venden en farmacias?

Cachetes para la agencia de publicidad, para el organismo que la regula y por supuesto, a Danone.

  • Ampliar en la Universidad  Complutense de madrid. Facultad de veterinaria.

  5 Responses to “Actimel, el milagro de la leche”

Comments (4) Pingbacks (1)
  1.  

    Con un post tan bueno como éste, qué lástima encontrarse dos comentarios de SPAM. Felicidades. Especialmente interesante la parte relacionada con la salud desde el punto de vista profesional.

    En la otra mano comprendo que Danone haya hecho lo posible por quitarse de encima el recurrente HOAX que dice que en realidad es malo para la salud. Aparte de ser falso causa mucha alarma entre los “desinformados” abuelos.

    Yo a mi hijo si se los doy en periodos cortos esporádicos (consciente de que no son lo que predican), pero de forma regular toma yogures bebibles de marca blanca.

  2.  

    Pues no sé qué pensar. Yo me he encontrado el escrito ese que mencionas, diciendo cosas como que el cuerpo humano humano, por culpa de actimel ¡deja de fabricar defensas! En fin, eso le quita bastante crédito. Por otra parte, justo antes de llegar a este blog, estaba leyendo un artículo sobre un estudio de la universidad de Gran Canaria en el que se habla inequívocamente de mejoras asociadas al producto actimel. En fin, seguiremos informando :)

  3.  

    Pues sí, un artículo muy bien explicado y, en mi opinión, bastante ecuánime. No sé si estoy de acuerdo con todo, la verdad. Yo sí soy consumidora de Actimel y tengo muy claro que Actimel consumirlo habitualmente no puede tener repercusiones negativas diferentes de las que puede tener un yogur normal. No deja de ser curioso el revuelo que se armó con el famoso actimel y lo sospechosas que le parecen a la gente determinadas bacterias y luego se van a comer productos de bollería industrial y a tragarse un juego de química entero sin pestañear.

    Bueno, yo también lo he hecho alguna que otra vez. Es demasiado fácil criticar :))

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)