May 212012
 

Aunque hace más de 50 años que existen unidades de estado sólido, no fue hasta 2009 en que esta tecnología comenzó a estar disponible para todos.

El, mal llamado, ‘disco duro’ de estado sólido consiste en una serie de memorias (flash o ram) conectadas en serie o en paralelo. No son realmente discos y por eso es más correcto llamarlas unidades o dispositivos de estado sólido (SSD Solid-state drive).

Con esto se consiguen varias ventajas.

Por un lado, al no haber partes móviles se incrementa la solidez, tolerancia a errores, la resistencia a golpes y campos magnéticos. Si la información no se mueve, aumenta considerablemente la durabilidad de ésta (hasta 75 años en el caso de información comprimida).

Además es necesaria mucho menos energía para utilizarlas, siendo ideales para su uso en dispositivos portátiles (tablets, notebooks, smartphones).

Y, por último no hacen ruido (son prácticamente inaudibles), siendo interesantes para los HTPC (computadoras de salón).

En los últimos años se están imponiendo las unidades de estado sólido basadas en memorias flash en detrimento de las basadas en RAM debido, sobre todo, al elevado coste de éstas.

Como no todo iban a ser alabanzas tiene unos cuantos puntos negativos que se han ido puliendo a medida que se hace más popular esta tecnología:

Precio: bastante más elevado que un disco duro magnético. Los discos SSD de hoy en día rondan los 250 € por 240 Gb de espacio.

Espacio disponible: A igualdad de importe que un disco tradicional, una unidad SSD nos ofrece sólo 32 Gb – 64 Gb de espacio, contra unos 2 Tb (2,000 Gb) que puede llegar a tener el disco duro convencional.

Duración: aunque teóricamente los discos SSD podrían almacenar los datos durante muchos años e incluso décadas, existe una limitación en el número de veces de escritura y borrado de cada célula de información. Así dependiendo del tipo de dispositivo SSD y de la arquitectura de las células pueden ser de una sóla célula (SLC) tolerando hasta 100,000 veces la escritura de la célula, de múltiple células (MLC) unas 10,000 veces o solamente 1,000 veces en el caso de la tecnología de triple célula (TLC).

Con un uso intensivo copiando y pegando información constantemente se calcula una duración de unos 6 años (7 Gb diarios de datos no comprimidos) lo cual no está muy mal pero es una restricción a tener en cuenta,

Además con el uso del sistema TRIM los sistemas operativos actuales son capaces de minimizar el número de veces que reutilizan las celdas de información aumentando así la vida útil de éste.El único problema es que no se pueden llenar completamente, se debe dejar libre en torno al 7% del espacio total.

Los discos SSD basados en chips de RAM no tienen estas limitaciones.

Velocidad: esta es la mejor de las cualidades de los SSD. Son mucho más rápidos en velocidad de lectura, acceso y escritura excepto que deba reescribir la célula de información en cuyo caso la velocidad actual es similar a los discos magnéticos aunque durante bastante tiempo fue menor.

Recuperación de los datos: la información se borra definitivamente no pudiendo ser rescatada en caso de error físico, borrado o formateo accidental.

Resumiendo:

Pros: los discos SSD son más rápidos, más duraderos (dependiendo del uso), consumen menos, no hacen ruido y son mucho más resistentes a golpes, vibraciones y campos electromagnéticos.

Contras: son bastante más caros, tienen menos espacio disponible y, en el caso de los SSD basados en celdas triples (TLC) o múltiples (MLC), duran menos.

CONCLUSIONES

Salvo que mejore la tecnología en los próximos años, de momento pueden ser útiles en determinados casos.

En cuanto consigan aumentar el espacio en disco a un precio razonable podrán ser una buena alternativa para almacenar datos con poco movimiento como biblioteca del hogar.

Los fabricantes ya han estimado una lenta evolución de los SSD en cuanto espacio disponible y bajada de precios debido, sobre todo, a patentes de hardware que los afectan.

Dadas sus buenas cualidades como rapidez de lectura y acceso, bajo consumo, resistencia y mínimo ruido lo hacen interesantes para dispositivos portátiles (ordenadores portátiles, notebooks, tablets) y son éstos los que primero los están demandando.

Parece pues, que la tecnología de estado sólido (SSD) terminará imponiéndose pero no llegará a popularizarse en gran medida mientras no suministren capacidades similares a los discos tradicionales a un precio razonable.

Nosotros decidimos.

Fuentes, ampliar:

Unidad de estado sólido en la Wikipedia.

Solid state drive en la Wikipedia en inglés.

Comparativa entre discos duros tradicionales (HDD) y de estado sólido (SSD) (en inglés).
Análisis muy extenso de un SSD en el que se dan cifras de la duración de los datos alojados en éste.

– Otra comparativa de discos duros contra unidades de estado sólido (en inglés). SSD vs HDD.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)