Jun 282009
 

Empieza el veranito. Todos nos preocupamos por esa grasa acumulada desde el invierno (los excesos de las navidades).

Hay que tener una cosa muy clara. El aire no engorda. Todos nos atenemos a una cuenta bien sencilla. Entradas calóricas frente a gasto enegético.
Salvo raras excepciones, como enfermedades endocrinas o metabolismos de bajo consumo, si comes más de los que gastas vas acumulando poco a poco, todos los días. El cuerpo el exceso de comida (energía) no lo deshecha. Lo acumula, por si acaso, en grasa.

Es la mejor forma de guardar la energía porque la grasa ocupa menos espacio que proteínas o azúcares y nos protege del frío. En el hombre tiende a acumularse en la barriga y en las mujeres en la cadera y el culo.

Luego si queremos dar la vuelta a esta dinámica de ahorro, de acumular grasa (lípidos), sólo podemos hacer dos cosas. Aumentar el gasto o disminuir la ingesta (las entradas).

Sé, que decirle a alguien que llega a casa después de una dura jornada laboral, hijos y demás tareas, que tiene que hacer algo de ejercicio para estar sano, es difícil, si no imposible. Continue reading »